Sería insensato pensar que Dios que creo el mundo y por supuesto  al hombre, no