Moral bíblica vs moral relativa.
La moral, es la actitud habitual del comportamiento humano en la sociedad, “buena moral” de acuerdo a lo que es bueno, honrado y generoso, o “inmoral” si por el contrario produce daño, todo ello según la ley de Dios como modelo.

Por ejemplo, si analizamos la escritura en Ex.20:1-11, confronta directamente al pensamiento no teísta, como R. Dawkins entre los cuales hacen uso de la psicología evolutiva para intentar dar respuesta a una moralidad sin Dios, pero hay detalles aún en su mismo punto de partida, ya que sus argumentos son completamente contrarios al amor, caridad y la empatía, estos son: la supervivencia del más fuerte, el origen evolutivo humano y específicamente la propagación de nuestros genes. Aun dejando a Dios fuera, qué sentido tendría llevar a cabo un código moral accidentalmente adquirido, practicado solo por una postura unipersonal y sujeta a cambio de ánimo  o circunstancias.

Una mirada al Ex 20:12-17, partiendo del punto de vista naturalista evolutivo, sería difícil ver el sentido, ¿Por qué no robar, si permitirá sustento y prolongará la vida? ¿Por qué no matar, si alguien impide, poder depositar los genes en alguna posible pareja? ¿Por qué no codiciar, si esa ambición lleva a hacerse el más apto?

Hoy día, con las exigencias de igualdad de género, que buscan el matrimonio igualitario, legalización de la pederastia, legalización del aborto, eutanasia, nuevamente se habla del término “moral”, podemos notar que la corriente opuesta al estándar inmutable de Dios, tal corriente no es nueva, aunque ha calado en el pensamiento agnóstico del presente. Identificamos esa filosofía en la antigua Grecia, la cual le llevó a su decadencia y caída.

Cuando de moral se refiere, no se trata de una simple opinión diferente, ya que la filosofía natural  evolutiva puede llegar a extremos, como clasificar a las personas, en función de sus posibilidades y hasta decidir si califica o no para vivir, según su filosofía dogmática, es por ello que sí importa establecer el estándar moral de Dios en nuestras naciones.

La ley moral de Dios, es la referencia inmutable necesaria para la vida del hombre, el teísmo cristiano buscó erradicar el infanticidio practicado en la idolatría pagana del pasado, también va en contra del asesinato a través de cualquiera de sus expresiones, incluyendo el aborto y la eutanasia, promueva la vida y conservación de la humanidad, en contrapropuesta del matrimonio igualitario, rechaza la depravación humana, la manipulación del genoma con intereses particulares, entre muchas otras prácticas prohibidas por Dios.

¿Qué puedes hacer hoy para ayudar a preservar la humanidad? ¿Cómo podemos confirmar la identidad de los jóvenes de nuestro grupo familiar? ¿Qué corrientes filosóficas se han infiltrado o busca irrumpir en la legislación de tu país? ¿Cómo se puede evitar?

Son interrogantes, que personalmente se deben responder y renovar la conciencia, para aumentar la capacidad de conducirse sabiamente y disfrutar de una vida plena de amplio sentido moral bíblico.

Richard Garces